La Capitanía General de Aragón celebra, sí, celebra, sus 300 años de existencia en Zaragoza. Su fundación tuvo lugar tras la derrota austracista en la Guerra de Sucesión y la ocupación de Aragón y supresión de sus leyes y fueros. Hoy, 300 años después, han decidido decirnos lo bueno que es que estén aquí con una serie de actos “culturales” que los medios de comunicación han reproducido estos días.

De hecho, para convocar estos actos han pasado de puntillas por el origen de la institución.

Gan Pamplos ha asegurado que con la veintena de actos diseñados se pretende hablar de historia de España, de un cambio de dinastía y de decretos de nueva planta, cuestiones que para este general “muestran el peso que tenía entonces Aragón en España”.

El peso de Aragón en España era el de una nación conquistada, ni más ni menos. Y por eso se instituye la Capitanía para controlar al país mediante la ocupación militar. Ese es el verdadero origen de la institución. Algo, que, por supuesto, ni uno solo de los periodistas que ha acudido a la presentación ni sabrá ni comentará. Algo, que, por supuesto, no levantará voces indignadas en los medios aragoneses (y a duras penas en algún partido políticos, si acaso).

Las charlas además son de lo más “asépticas” (nótese la ironía):

  • Aragón y la formación de lo español
  • La Capitanía general de Aragón (donde la historia discurrirá por lo “bonito” de la efeméride)
  • Banderas de España

Toda una fiesta de la colonización.

No related posts.